Datos personales

Mi foto
Mi afición por las letras me ha traído hasta aquí para crear este espacio donde compartir. Todas las publicaciones tienen derechos de autor ©
viernes, 16 de abril de 2021

Premios Blogdeldia






Muy agradecida a Blog del día por este bonito gesto de reconocimiento y así hacer llegar el blog a más personas. 

Hoy entrevistamos a Rosa Barrera Groba, natural de Gulanes, Ponteareas, Pontevedra. Nacida allá por el año 1971. De niña me decían que antiguamente los niños venían con un pan bajo el brazo, pero en mi caso debió ser con papel y bolígrafo. Por eso de estar todo el tiempo escribiendo o leyendo.

¿Por qué te decidiste a iniciar el blog?

Este blog es fruto de mi deseo de escribir y atreverme a mostrar al mundo lo que plasmo juntando las palabras y dándoles el tono que en su momento necesitan.

Desde niña siempre estuve rodeada de libros, quizás por mi prematuro inicio a la lectura, con tan solo dos años, en brazos de mi abuelo materno.

Con el paso de los años me di cuenta de cuánto me enseñó sobre los libros y de lo importante que es leer para desarrollar la imaginación y el interés por lo que sucede dentro y fuera de ellos.

Así que un 29 de mayo de 2012 me lancé a la aventura y desde entonces no he parado, aunque no fui constante, tomando espacios de tiempo entre las diversas publicaciones.

¿Cuál es el propósito del blog?

Nunca lo he pensado. Deberían ser varios: mostrar lo que escribo, aprender de otros blogueros/lectores y contactar e interactuar con ellos. Crear una comunidad afín a nuestros intereses personales. Y si lo que escribo provoca algo: curiosidad, sentimiento, nostalgia, risa o emoción en los lectores, ya habré conseguido tocar a esas personas con mis letras. Quizás ese sea el objetivo principal.

¿Alguna experiencia o anécdota destacable como Blogger?

Anécdotas muchas, entre ellas conocer a personas extraordinarias con las que compartir mis relatos, poesías y todo lo que comparto.

Admito que no soy constante en la cronología de las fechas de publicación; más que nada porque necesito escribir algo que tenga sentido y que vaya en consonancia con el contenido y formato del blog. No me gusta escribir para rellenar o por cumplir, me gusta la libertad a la hora de expresarme;  sentir que las palabras fluyen y toman verdadero sentido, que puedan llegar a emocionar.

¿Qué esperas del blog en el futuro?

En realidad, no tiene una meta al final del camino sino disfrutar del recorrido, de los pequeños logros; avanzar, mejorar y sobre todo tomarme más en serio lo de escribir.

El hecho de publicar de forma aleatoria (semana, mes, años) no indica que no escriba. Estoy sumergida en un proyecto a largo plazo y que espero terminar. Una novela que desearía anunciar en este blog. Y seguir compartiendo inquietudes con mis seguidores y con las nuevas incorporaciones, que seguro las habrá. Dar a conocer a la autora.

¿Cómo es la persona que hay detrás de este blog?

Es difícil hablar de una misma y no ser subjetiva. Siendo una apasionada de las letras y del mar, daré pinceladas de como me definen los demás y así lograré un equilibrio.

Dicen que soy creativa y soñadora, y que la actitud positiva ante la vida acompaña también mi actividad escrita. Que plasmo bien los sentimientos y sé dar vida a los personajes. Eso dicen… estoy de acuerdo. Me veo así.

¿Qué puedo añadir? Diría que cuando empiezo a escribir sobre una idea tengo la sensación de ir cuesta abajo y sin frenos, es indescriptible. Los personajes se rebelan; a veces cuesta ponerlos en su sitio y retomar la historia; ya estoy acostumbrada, sé que a todos los que escriben les pasa lo mismo.

Buen carácter e improvisación. En lo del carácter habrá quiénes discrepen, aunque solo sea por llevar la contraria. Como no soy rencorosa, les perdono nunca se sabe en qué personaje de mis escritos le puedo convertir. 

Con esto último, sin decirlo, añado otra cualidad que me atribuyen: la ironía, que como buena gallega, es innata. Si le sumamos las antepasadas raíces andaluzas ya tendríamos para rato.

Pero no me voy a saltar el guion, prometido.

¿Qué dirías a los Blogger que empiezan?

Sobre todo, que nunca se desanimen. Los tiempos cambian y con la llegada de las redes sociales muchos blogueros se fueron con ellas y dejaron de publicar, de hecho, muchos blogs ya no existen y otros tantos llevan más de seis años sin publicaciones nuevas, quedando abandonados a su suerte.

Creo que un blog siempre es una aventura que se emprende con mucha ilusión aunque haya obstáculos que debemos superar: manejo de internet, lenguaje de programación (entre ellos HTML, JavaScript, PHP, CSS, RSS) pero no es tan difícil hoy en día cuando puedes ser autodidacta a través de videotutoriales que te ayudan a crear un blog desde cero y a superar cualquier dificultad. También a posicionarlo para ser más visible ante los motores de búsqueda.

Es una ventana al mundo, un recurso muy interesante para las personas a las que nos gusta escribir y queremos mostrar, con humildad, todo lo que podemos crear uniendo palabras.

jueves, 15 de abril de 2021

PÁNICO EN EL AVIÓN










Benito sabe de aviones, desde niño tiene claro que producen sobre él una extraña y misteriosa atracción. Revistas de viajes, aviones, llenan la gran biblioteca del despacho en el que se sumerge en sus ratos libres, escasos pero intensos. 

La lectura es una de sus grandes pasiones junto a los documentales sobre aeronáutica y aviación. Cuenta repetidas veces que los hermanos Wright fueron los pioneros en muchos aspectos de la ingeniería aeronáutica actual. Se dice que en diciembre de 1903 estos hermanos fueron los primeros en realizar un vuelo en un avión controlado aunque otros afirman que fue Alberto Santos Dumont quien realizó el primer vuelo en 1906. La historia tiene sus contradicciones. 

Le pareció muy interesante que en la prehistoria el ser humano observaba el vuelo de pájaros y otros animales voladores. Hay constancia de que intentaron volar imitándolos, usando un par de alas con plumas y madera, colocadas en los brazos para balancearse a uno y otro lado,  sin conseguir alzar el vuelo. Lo que no se entiende es como teniendo esa afición por los aviones le cuesta tanto volar. 

Benito sube al avión, es un trayecto corto, está nervioso. Es el Airbus A320 de una gran compañía aérea. Sus medidas imponen: 37,57 metros de longuitud y todo lo que ve le transmite inseguridad. Saluda a las azafatas, camina por el gran pasillo. Frías gotas asoman por su frente, bajando por las mejillas y terminando su recorrido en el pañuelo de su bolsillo. Siente como la vida casi se detiene o transcurre lenta; su respiración entrecortada define muy bien lo que siente, nadie más que él puede saberlo. Se oye al piloto dando instrucciones y haciendo pruebas en la cabina, que todavía aceleran más a Benito, casi a punto de desmayarse. Las azafatas le dan ánimos, tratan de hacerle entender que el miedo es irracional y que a veces no se puede controlar. Saca fuerzas de donde no las hay y se abrocha el cinturón, no sin antes volver a secar la frente.  

Piensa en su familia, esos ojitos azules de su bebé en brazos de su esposa, emocionada cuando se despidió una hora antes; su gato cabizbajo acostado en el sofá; y Riki, el peludo blanco que acompaña sus días a la familia cuando él viaja. Las flores del jardín al pasar y cerrar el portón del garaje, ¡igual es la última vez que veo todo eso, piensa, incapaz de volver en sí mismo.

La tripulación empieza a preocuparse, saben que algo no va bien. El comandante le habla:

-Benito, estamos en servicio. Sin tu ayuda el trayecto es inviable, debes reaccionar y ser valiente. ¿Acaso crees que soy comandante porque no tengo miedo? No, lo soy porque me enfrento cada día a ese miedo y a los vuestros, los de la tripulación. El miedo nos invade pero no debe paralizarnos nunca, es la primera lección que recibes cuando ingresas en la aviación, y si logras enfrentarlo, llegarás a ser un buen copiloto, y comandante. Las demás cualidades ya las tienes, por algo has pasado las pruebas con sobresaliente. ¡Que no se diga! 

Benito se hace con los mandos de copiloto, comprende que la situación lo requiere y si no lo hace, ahora que está acompañado por el comandante, nunca llegará a ser el piloto que soñaba. 

Las azafatas, sonrientes, salen de la cabina para dar  instrucciones a los pasajeros, es hora de emprender el que puede ser el vuelo más interesante de sus vidas ¡o no! Nadie sabe porqué sonríen, sino más de uno se hubiese bajado antes de emprender el vuelo.

 Rosa B.G©

lunes, 12 de abril de 2021

HABLANDO DE LIBROS ("a vueltas con la literatura")

Hoy os voy a hablar de una página que descubrí: Tablondeanuncios.com. por casualidad y que, entre sus distintas secciones, tiene una que me llamó la atención: libros de segunda mano.

Está muy bien estructurada y accesible, se subdivide en categorías o tipos de libros: Enciclopedias, libros de narrativa, clásicos, infantiles, cocina, autoayuda, terror, poesía, aventuras, miniatura, fotografía, texto y diccionarios.

Viendo la página me llevé una gran alegría al comprobar que los que más se venden son los clásicos, y quizás sea porque las grandes obras literarias nunca pasan de moda y también porque son de obligatoria lectura en las enseñanzas regladas. Nunca estuve de acuerdo con las lecturas obligadas porque imponer la lectura de una obra u obras concretas puede crear en el lector el efecto contrario y no deseado: no querer leerla por pensar que va a ser aburrida o tediosa. Sin embargo, muchas veces el lector descubre a través de esa “imposición” grandes novelas que marcarán su existencia e incluso el tipo de obras que se lean posteriormente. Hasta puede parecernos que fuesen escritas para nosotros. Esto nos lleva muchas veces a buscar una mejor edición y siempre tenemos la oportunidad de poner a la venta la anterior para que, quienes la necesiten, la puedan adquirir a un mejor precio ahorrando un porcentaje del precio original que puede ir desde un 20% al 85%, (ahorro importante).

También contribuimos a que los libros no se deterioren ni tengan un mal final. Al mismo tiempo enseñamos a nuestros niños/as y jóvenes a cuidarlos, con este gesto también frenamos la deforestación. Reciclamos nuestro interés cultural y nuestros libros, a la vez que contribuimos con la naturaleza, ésta nos lo agradecerá.

 Entre los clásicos que más se venden están: Don Quijote de La Mancha, La catedral del Mar, Yo, Julia, La Biblia, 50 sombras de Grey, Viaje al centro de la ciudad Tierra, Veronika decide morir, Si esto es una mujer, Mi nombre es Patria, El último mohicano.

El autor más vendido es Stephen King seguido de Agatha Christie, sus adaptaciones al cine hacen que estos autores nunca pasen de moda. Además, autoras españolas como son Elisabet Benavent, Megan Maxwell y Dolores Redondo también tienen un peso importante en la lista junto con clásicos como Shakespeare.

Las colecciones más vendidas son las relativas a la literatura juvenil e infantil, entre las que destacan Gerónimo Stilton, Harry Potter, Kika, Superbruja, Julio Verne (Club Internacional del Libro) Enciclopedia Espasa Calpe, Diario de Greg. 

No podemos olvidar los cómics y mangas, que nunca pasan de moda y además todos hemos leído en algún momento de nuestra infancia y juventud, además de coleccionarlos en nuestras estanterías. Los portales de segunda mano son el lugar perfecto para encontrar colecciones completas descatalogadas de tu serie favorita puesto que diariamente se publican miles de anuncios.

Por temas, los libros de segunda mano más vendidos son las  novelas románticas, seguidas de libros de recetas, libros relacionados con la salud y los que tratan sobre viajes y aventuras. Os invito a visitar la página y espero que sea de vuestro interés.



martes, 9 de febrero de 2021

AMISTADES PELIGROSAS




_Por ahí viene Carlos, menudos trajes traen todos, ni que fueran de boda. ¿Y su mujer? ¡Qué poca vergüenza! Taconazos de vértigo, parece una actriz de cine a punto de pisar la alfombra roja. Como si la vida le mejorase desde hoy. ¡Qué razón tenías Fernando! nuestro amigo Carlos solo guarda las apariencias de un matrimonio de conveniencia. A ella le conviene aún más que a él, no tendría esos lujos de no ser por su buena posición. Hoy, por fin, es libre.

_¿Qué decís? Hoy estáis muy callados.

_ Ay Benito, que todos tenemos algo que rascar, mejor callarse, ¿no crees?

_ Si lo dices por mí, sé que mi mujer está peor ahora que antes de irme. Las cosas no le van muy bien. Mi madre le hace la vida imposible con los nietos. Aparece de visita cuando menos se lo espera y le descuadra el día, ya no puede quedar con sus amigas ni hacer planes de un día para otro.

_Se ve que eso te encanta Benito. Disfrutas.

_Jajaja, no voy a negarlo, fueron muchos años de broncas por no querer ir de visita a casa de mis padres, y mírala, ahora tiene a la suegra en casa cada dos por tres. Como se suele decir: si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma jajaja.

_Tienes razón Alfredo. Hay venganzas que sin ser muy drásticas, se disfrutan estés donde estés y lo veas desde donde lo veas. Y desde aquí lo vives todavía más y sin sentirte observado.

_ ¿y tú no dices nada Luís? ¿Alguna cosa que quieras contar? estamos entre amigos.

_A ver chicos, sois unos criticones y bromeáis sobre las mujeres como si os perteneciesen. Pueden ser independientes y tener una vida plena sin vosotros. Me parece de muy mal gusto esta conversación, a veces me sacáis de mis casillas. No todas son iguales, no tenéis respeto por nadie.

_Claro Luís, como tu esposa es una señora de los pies a la cabeza, y se pasa los días encerrada en casa, no te sientes aludido. Y crees que es debido a tu ausencia, pero recuerda que lleva toda la vida medicándose y yendo al psicólogo, no es que esté así por ti. No te montes películas que no estamos en el cine precisamente.

_Bueno, ya basta, ¿echamos la partida o qué? Comenta Benito, mirando a los de arriba. ¿Bajáis vosotros o subimos Luís y yo?

_Venga va, como cada tarde, bajamos nosotros que siempre es mejor bajar que subir a ciertas edades y con los años, los huesos no están como antes. ¡Ay juventud, divino tesoro! dice entre risas Luís, soltando una gran carcajada que retumbó en las paredes frías del lugar.

_Esperad, mejor recibimos a Carlos antes de nada, que ya está instalado. Se van todos, ahora podemos saludarlo.

_Carlos, bienvenido, por fin estamos todos juntos, la cuadrilla al completo. Nos alegra que hayas cambiado de vida por fin, menudas partiditas nos vamos a echar. Aquí el tiempo pasa volando, ya verás. Arriba están Alfredo y Fernando, los de la peña del Celta. Abajo Luís y yo, Benito, tus compañeros de trabajo durante más de 20 años y de más de mil juergas. Como estás al lado, será más fácil reunirnos. No es peor que el tiempo pase, sino que nos lleve por delante. Contentos de que por fin estés aquí, ya estamos los mejores jajaja.

_Hola compañeros, siempre temiendo este momento, dar el paso no es fácil, pero miradme, aquí estoy, y qué bien se está sin nada. Empezar de cero, sin cargas, esto promete jajaja. Ya vi lo bien que se lo está tomando mi mujer, ahora ya tiene lo que quería, la casa, el chalet de la playa, el yate, el Mercedes y bastante dinero como para vivir viajando el resto de la vida. Si lo llego a saber, vengo antes. El estrés no me fastidia más, ahora a vivir esta nueva etapa.

_Menos mal que te lo tomas a risa, no todos reaccionamos igual cuando lo dejamos todo por venir aquí. Aunque el tiempo nos dio la razón jajaja. No hay mayor lujo que estar aquí. 

Los cuatro amigos se enzarzan entre risas y las carcajadas ya se oyen al otro lado, en la parte de atrás, donde hay tres mujeres escandalizadas por la conversación de estos hombres que siempre están a vueltas con el mismo tema : las mujeres. Están hartas de escuchar la misma cantinela cada vez que llega un nuevo vecino masculino a la comunidad y están decididas a terminar con este machismo que cada día va en aumento. Que estén calladas no significa que estén de acuerdo. Se aproximan tempestades. 

Tan solo queda el enterrador cerrando la sepultura de Carlos, el recién llegado. Otro día se colocará una lápida y flores cada cuanto, según se acuerden de él. Son las nueve y, como cada noche, se cierra la puerta del cementerio. La vida afuera es bien distinta, aunque no la única.


Derechos de autor: (c)



miércoles, 13 de enero de 2021

Desde que me dejó

 


-Hoy voy a contar una historia personal convertida, ¿por qué no? en un relato para blog o página web. No me da apuro compartirla, es de lo más natural y real, por tanto, no creo que nadie se escandalice(o sí; qué más da, si decido publicarla es con todas las consecuencias). 

Desde hace un tiempo soy pareja estable de una persona del mismo color (no tengo nada en contra de las parejas mixtas, quede claro). Llevamos años juntos,  casi siempre pegados, estemos al sol o bajo el agua, pareciera que nacimos el uno para el otro (típica frase de amores primerizos, lo sé).

A veces nos sentimos manipulados yendo donde no queremos ir, más bien nos llevan y sin preguntar. Un día normal en nuestras vidas puede ser muy descansado o de lo más movido, ya no depende de nosotros. Si hay algo que no soportamos es cuando nos agarran de cualquier manera para que nos situemos dentro del habitáculo donde nos encierran por pequeños espacios de tiempo (depende, pueden ser horas) para poder viajar juntos. Aquí no hay billete de primera ni de segunda, donde nos toque y con quien nos toque. 

No gustamos de juntarnos con parejas de marca, logotipos o cualquier tipo de marketing; más bien todo lo contrario, somos de lo más corrientes.

Nos relacionamos con parejas de distinto color y estilo; aunque con lo blancos que somos enseguida destacamos entre todas ellas. Es lo que hay. Uno no elige como ser. Eso sí, a carácter no nos gana nadie, somos bastante estirados en comparación a otros que son bastante cortitos(sin ofender a nadie) y presumen de marcas. Lo nuestro no es presumir, está más que demostrado que somos sencillos, que no es lo mismo que simples. 


Todo tiene un principio y un fin, eso siempre fue así desde el origen de los tiempos. Realmente vivimos aventuras y anécdotas que pocas parejas podrían contar a lo largo de sus innumerables años juntos(el paso del tiempo los vuelve apáticos y rutinarios). Recuerdo tantas historias compartidas en todos estos años que podría rellenar muchas páginas para contarlas. 

Elegiré algunas para que nunca se me olviden. 

Nos descolgamos por el alambre que hay justo debajo del piso donde vivimos, fue toda una experiencia (no todo eran risas, el miedo también ocupó su lugar y esa adrenalina nos hizo más fuertes si cabe). Nos introducen en el agua tras salir un buen chorro de repente (aún hoy no sabemos quien lo hace) y nos empapamos;  en pleno frío invierno, si no nos mató, nos hizo más fuertes. El tendedero nos trae muchos recuerdos también, apoyados en él charlamos muchas noches viendo las estrellas bajo la luna llena, propio de nuestras pasión por los astros. 

Todo iba bien, se puede decir que la vida nos sonreía, y nosotros sin saber hasta qué punto.

Un domingo, tras nuestro baño juntos, dando vueltas y vueltas a nuestra existencia, pasó algo sorprendente: mi compañera desapareció. Llevo meses esperando a que vuelva. Me quieren rejuntar con otra pareja y no estoy por la labor,  ya que sigo enamorado de ella y quizás su ausencia me lo grite a los cuatro vientos. 

Cada día espero para ver si durante el baño ella aparece. Se ve que se perdió o que quiso dejarme, pero así, sin una nota, no es plan. Si quiere rehacer su vida con otro, al menos que sea sensata y no me mortifique. 

Mi vida como calcetín desparejado no es nada fácil. Toda la vida juntos y ahora soy uno solo, impar e infeliz. La lavadora tiene estas fugas, es difícil hallar respuestas, es un misterio sin resolver y en casi todos los hogares😀

Rosa B.G

13/01/2021 


Derechos de autor: (c) 





lunes, 27 de abril de 2020

LOS IDEALES DEL ABUELO




Se llama Clemente, y corren los años del franquismo en España. Su esposa e hijas forman la postal típica de familia de clase media, con tierras y jornaleros a su disposicíón. No le va mal económicamente, son malos tiempos para los que no poesen tierras. Ese no es su caso.

Generosa y Clemente organizan cada día las tareas en el campo, sobre todo él, que supervisa toda la cosecha desde la siembra. Ella, por otra parte, realiza  las labores de la casa y cocinar para ellos, también para sus hijas Carmen y Julia, de 15 y 12 años respectivamente. Llevar una casa tras la guerra civil española donde todo ha sido devastado y hay que empezar casi de cero, es duro y ella lo sabe. Cada día se encomienda a multitud de tareas: lavar la ropa, comprar para llenar la despensa, preparar la comida, (aquí no se distinguen clases y los jornaleros comen y cenan con ellos). Atiende los encargos de maíz, que le hace el panadero del pueblo y de la aldea contigua. De la venta de este cereal sacan grandes cantidades de dinero para el sustento del hogar. También se encarga de atender los encargos de vino para las dos tabernas del pueblo. A veces vienen de otros pueblos de alrededores a buscar el preciado oro líquido de la uva. Grandes cosechas de vino que llenan los barriles de sus dos bodegas, dispuestas a la par de la casona.

Sus hijas, unas mocitas ya, ayudan a su madre en las diversas tareas. Carmen atiende de buen grado las encomiendas de su madre, cosa que Julia no lleva tan bien. Dos hermanas, mismos padres, misma cuna, pero distinto carácter y talante ante la vida. Son dos polos opuestos: Carmen es tranquila, discreta, trabajadora y muy obediente. Julia, en cambio, se muestra poco afable, de carácter rudo, y el trabajo no es su fuerte.
Clemente es un hombre astuto para los negocios, sabe encauzar bien la economía de su casa. Conoce a cada jornalero, sus fortalezas y debilidades; sabe como tratarlos para sacar lo mejor de sí mismos. Él también fue jornalero en su juventud. Al casarse con Generosa, pasa a tener las tierras de sus suegros que, a su vez, heredaron de sus antepasados. Sabe muy bien lo que cuesta subir en esta sociedad que ahora empieza a levantarse con el esfuerzo de los que arriman el hombro.

Hablamos de 1946, a sus 43 años, Clemente se siente un joven con muchas inquietudes y ganas de reinventarse el mundo. Hombre culto, rodeado de libros de astronomía y medicina, los compra de forma clandestina puesto que en esta época ser inteligente no tiene el visto bueno de los gobernantes.
Compra el calendario llamado "Zaragozano" que recoge la información relativa a todo el año respecto del tiempo, la siembra, las cosechas, las fases lunares y el modo en que éstas afectan al trabajo en el campo. También hace referencia a los productos y abonos más eficientes del mercado, así está siempre al día en todos los avances. Le gusta estar informado, no escatima tiempo para leer, de noche o los domingos por la tarde, sin descuidar su trabajo. Su inquietud por aprender le mueve. Una pluma en la mano, después de cenar, le acompaña para anotar los pagos y cobros referentes a sus cosechas, a los jornaleros, los productos y herramientas que compra para el uso diario en las fincas. También hace anotaciones sobre lo que lee en los libros que guarda con gran esmero en la estantería de su habitación, detrás de la mesa que utiliza como escritorio. Hay un tipo de libros clandestinos sobre política y partidos políticos que empiezan a surgir los esconde en una maleta vieja que esconde bajo la cama. También escribe papeletas informativas para las reuniones sindicales clandestinas, es un alma inquieta y perseverante.
Tiene un secreto desde siempre. Su esposa lo sabe, pero calla porque en esta época es lo que hay, la mujer obedece y calla. Casi se puede decir que una vez casada pasa a ser propiedad del marido. Son sus ideales políticos que en esta etapa de dictadura le remueven por dentro y non son pocos los días en que piensa el modo de rebelarse. No es persona desmemoriada, tiene grabadas imágenes muy crueles en su retina tras esta dura guerra.



Los domingos son un punto y aparte en las faenas del campo, salvo en fechas específicas(vendimia y recogida del maíza), ya que están sujetas a la variación del tiempo(la lluvia puede arruinar las cosechas si no se realizan en el menor tiempo posible). Generosa va a misa con Clemente y sus hijas, como manda la Santa Madre Iglesia, literalmente. Podemos imaginar lo que piensa sobre esto Clemente, pero no puede ir contra los que tienen el poder en estos tiempos: los párrocos mandan sobre los feligreses como si fuesen gobernantes de pueblo. Mejor callar y otorgar, aunque por dentro se le revuelva todo pensando lo contrario, cuando le gustaría rebelarse y decirle cuatro cosas al respecto que a más de uno dejaría boquiabierto... posiblemente se desmayaría el párroco y las beatas, efecto dominó, en fila y no sin antes decir: "Ay Dios mío!.
La dictadura existente en el país le impide expresar esta rebeldía, es lo que hoy llamaríamos un "anti sistema". Mantiene reuniones clandestinas con simpatizamtes del Partido Comunista Obrero Español, siendo muy peligroso acudir a éstas porque no sabes si alguno de ellos es un infiltrado o quien dice ser, como simpatizante. Pueden denunciarte a las autoridades, y no es el primero que aparece muerto en la cuneta de los caminos del pueblo o en la puerta de su propia casa. Pero él es arriesgado y astuto, al mismo tiempo que observador. El miedo no es compañero en su vida, pero sí que toma  precauciones.
En los domingos, Generosa a parte de ir a misa, preparar la comida y la limpieza general de la casa junto a sus hijas, no se percata de estos asuntos en los que anda metido su marido y que pueden poner en peligro a la familia. Poco a poco Clemente se introduce cada vez más en estas reuniones donde se fraguan los ideales comunistas. En la mayoría de ellas ya es el portavoz, el líder. Sus lemas más conocidos y repetidos: "El miedo es el que frena, debemos apartarlo de nuestra cabeza". "Un pueblo oprimido no es feliz ni avanza". "Hay que impedir que nos opriman, no somos borregos y si hay que dejar la vida en ello, se hace".
En 1948, Clemente da un paso más en su lucha pintando muros por las noches junto a sus camaradas escribiendo frases provocadoras: "No tenemos miedo"; "Vivir en la dictadura es como estar muerto"; Un pueblo silenciado no vale la pena"; "La muerte no es el fin de los ideales".
Es su modo de agredir a un Régimen que durante la Guera Civil y en estos años posteriores, asesinaban a las personas sin motivo alguno. Recuerda a su abuela llorando en la puerta de casa tras presenciar el asesinato de su marido, a sangre fría. Un tiro en el pecho, atado de manos y pies, como Jesús en la cruz. Y estos son los que luego van a misa y rezan, se santiguan y dan la mano a los viudas que ellos mismos dejaron en esta situación de desaliento. Pero el pueblo calla, no queda otra.
Los párrocos son cómplices de estos asesinatos, y si no aceptas "su religión" sucumbes a su poder que llega a tal extremo.
Otros recuerdos de su juventud: partir al frente, cargar el fusil a la espalda y luchar contra el otro bando, sin más. Cruda dureza la de esos recuerdos, con los que es difícil convivir y no querer rebelarse.
Los saqueos a las casas de campo, la violación de mujeres incluso delante de su marido e hijos. Dureza extrema que ha ido formando sus ideales. Hay que ponerse en su piel para entender tal rebeldía y coraje, que se enmarcan en un odio nunca olvidado y con raíces profundas. Una mochila cargada a cuestas que ya pesa demasiado a estas alturas de la vida.
Cierto día, un domingo cualquiera, va más allá de pintar muros, de escribir leyendas y anotaciones con su pluma grabadas con sangre en su corazón.
Coge la escalera de madera y sube al tejado, y se dispone a pintar la chimenea que por cierto queda reluciente con un blanco luminoso. Generosa, desde la cocina, se percata de que ha subido y le pregunta desde la ventana de la cocina: ¿Qué haces ahí arriba?
-Estoy pintando la chimenea, está muy negra del humo, ya bajo.
-Me parece muy bien, sí que le hace falta. Creo que la misa hoy te sentó muy bien, y eso  que a ti los curas no te conmueven, dice su esposa conteniendo la risa para sus adentros.
-Generosa, vete a seguir con la comida que ya sabes lo que pienso de esos cabrones. Anda, anda y no la tengamos que los domingos son para descansar y estar con la familia.
.Está bien marido, era broma. Voy a ver como va el cocido, y ten por seguro que te pondré el mejor trozo de carne para compensar tal chascarrillo.
Hay que ver, hay que ver (hablando sola se adentra a seguir con sus tareas pero con la impresión de que su marido está tramando algo).Ya son muchos años juntos, como para no conocerle, pero mejor callarse y dejar pasar, no preguntar demasiado. El hombre es el que manda en casa, no se puede poner en enredicho lo que él piense o diga.
Tras una hora, se sientan a la mesa. La mesa está vestida de domingo con el mantel de flores bordado a mano por su madre, regalo de boda, forma parte del ajuar que heredó de ésta. A Carmen le gusta bordar, de hecho ya empieza a bordar los manteles, paños, toallas y sábanas para su ajuar. A sus 15 años ya pasa a ser moza casadera, aunque solo se casará tras un largo noviazgo con lo cual le quedan algunos años como soltera. Las mozas crecen con esos ideales, es lo propio de la época.
Julia, la otra hija, tres años más joven, piensa no ser tan sacrificada. No quiere aprender a bordar, y lo hace a regañadientes obligada por sus padres. Su idea es casarse con un hombre rico y apuesto que le de todos los caprichos que considere que necesita. Vestir como una ricachona al uso, con sus collares de tres vueltas y los pendientes más bonitos que se hayan visto por el pueblo en moza alguna. Alardea con todas estas ideas y su padre la llama cabeza hueca. Más de una vez hace que aterrice en el mundo real con una buena bronca. Que debe aprender un oficio como todas las mujeres, y sobre todo estudiar, dejar atrás la pedantería y la incultura. Le pone de ejemplo a Carmen, su hermana mayor, y eso la incomoda y provoca que más de una vez se enfrente a ella, discutiendo hasta tal punto que es su madre la que calma el avispero.




Este domingo el cocido es servido en la mejor vajilla, también regalo de bodas, que ya viene de su abuela pero con el poco uso y el esmerado trato que se le da, pasa de generación a generación en perfecto estado. Es una loza muy buena, traída de América, cuando su abuelo emigró por el momento que le tocó vivir, huyendo del hambre en años muy miserables. A Carmen le encanta esta vajilla con las cerezas pintadas a mano, pura artesanía, le gustaría heredarla. También la máquina de coser, que ya viene de la tatarabuela, y ahí está, sigue cosiendo y creando obras de arte en las manos de Generosa y su hija. Los domingos por la tarde, se sientan las dos a coser, aprovechando telas de cuadros de manteles viejos, de camisas y de faldas que ya no se sirven. Con estos retales crean servilletas y paños de cocina que luego bordan y quedan impecables y alegres a la vista. Mientras la moza corta e hilvana, su madre cose en la máquina con esmero. Se turnan para así poder aprender la chiquilla de ojos marrones brillantes por el entusiasmo que le produce poder manejar por fin la máquina. No pocas veces le ha costado terquear con su madre para que consintiera, ya sea por miedo a que se lastime o por estropear la máquina.
Como cada domingo, Clemente enciende la radio mientras comen. Una "Telefunken", de las primeras en llegar al pueblo. Orgulloso del transistor, así puede estar informado de todo lo que pasa en política y en otros temas importantes para él. La necesita como el aire para respirar, dice siempre entre risas cuando viene algún vecino por casa.
Todos los domingos sigue su rutina, echarse una siesta tras la comida y el café con gotas de orujo, el oro de Galicia de todos los tiempos. Generosa lo nota intranquilo hoy y le pregunta: ¿Qué te ocurre? Estás raro, y no te veo con intención de siesta. ¿No te llegó la pintura para la chimenea?
-Calla mujer, calla, cosas mías. Nada de lo que preocuparse.
-Anda a echarte la siesta y quedarás como nuevo.
-No, hoy no quiero dormir, voy al taller que estoy con algo pendiente.
Como hace cada tarde de domingo(pero esta vez no es después de la siesta porque los nervios no le permiten tumbarse), se va al taller. Le llama así a una cuadra que en otra época guardaba un rebaño. 
Ahora está acondicionada como taller, con paredes pintadas de blanco y suelo de baldosa vieja. Aprendió el oficio de carpintero ebanista con su abuelo, pero no llegó a ejercer porque su entera dedicación al campo y las cosechas. Aún así, este taller, es el entretenimiento donde da rienda suelta a sus creaciones más variopintas: sillas, mesas, banquetas, entre otras. Toca seguir con la mesa nueva para la máquina de coser que está preparando para su mujer, (es una sorpresa), que en pocos meses cumple años. Metido de lleno en la tarea que le ocupa, pasadas dos horas, escucha unos golpes en la puerta y gritos: ¡abra la puerta o la tiramos!
Clemente, sudoroso, pero nada asustado, con cara de incertidumbre, sale del taller y saludo a los presentes:
-Buenas tardes, sres. ¿qué se les ofrece?
-¿Aún lo pregunta? ¿se está burlando? dicen los militares cargados de ira.
-No sé lo que quieren, si me lo dicen, podré saberlo.
-Usted sabe bien lo que hizo, además venimos siguiendo sus pasos clandestinos en política hace meses y por fin le podemos arrestar porque le hemos pillado con las manos en la masa.
-¿Masa? ¿Qué masa? si yo estoy trabajando con madera, cola y lija. No sé de que hablan.
-No sabemos si es idiota o ha perdido la cabeza. ¿Acaso no llega lo que hizo que aún quiere tener más condena por desacato a la autoridad? Usted es un sinvergüenza en toda regla.
Acto seguido le atan las manos, y le dejan cinco minutos para despedirse de su familia, diciendo que es la última vez que le verán vivo. No paran de repetir que es un viaje de ida, sin vuelta. Y que ya ven lo poco que le importa su vida y la de su familia.
Llega su esposa e hijas y no entienden qué está pasando para que se lo lleven así, sin más.
-Marido, ¿por qué te llevan? ¿Qué pasa? grita Generosa llorando desconsoladamente, abrazada a él, y a sus hijas.
-Nada mujer, tranquila, en pocos días estoy de vuelta. Es un malentendido, seguro. (Trata de contener las lágrimas de su mujer e hijas, y oculta todo lo sucedido para que no sufran, sabe que probablemente sea la última vez que las vea, pero no puede decírselo para no hacerlas sufrir).
- Ven pronto, te necesitamos.(queda gritando y llorando mientras los guardias se lo llevan de malas maneras, entre empujones y golpes).
-Hasta pronto, familia, a lo más tardar en unos días estoy de vuelta. Vigila bien los campos y los jornaleros, hay mucho que hacer estos días pendiente. Tenéis que ayudar a vuestra madre, sed buenas hijas. Os quiero.
Abrazadas permanecen largo rato, llorando, y Generosa no podía creer lo que le estaba pasando. Una pesadilla, un mal sueño quizás, pero no, es real. Se llevan preso a su marido y queda sola, desamparada en tiempos difíciles y con dos hijas adolescentes. Sospecha, en sus adentros, que las andainas políticas de su marido sean la causa de este triste y lamentable episodio.
Pasan los días y sola tiene que enfrentarse a todo, la casa, el campo, el cuidado de sus hijas y llevar las cuentas de los pagos y cobros de la casona. Trata de sacar fuerzas de donde no las hay, seguir con su vida y la de sus hijas. Duros días, meses, un año. El tiempo pasa deprisa y cada vez las noticias que tiene de Clemente son peores. Se suele comentar que si no sales liberado en días, eres carne de fusilamiento seguro.
La pobre mujer, desesperada, va a misa cada domingo y no para de llorar, hasta que un día el párroco le hace señas para que se quede al salir, que quiere hablar con ella.
Espera, sentada en el último banco, junto a la puerta y el cura le hace señas para que se acerque al confesionario. Sin entender nada, accede a su petición.
-Ave María Purísima, dice el padre.
-Sin pecado concebida.
-Hermana, tenemos que hablar en voz muy baja porque estamos todos bien vigilados, ya que debo tratar un tema con usted muy delicado. Se trata de lo que hizo su marido el día que le encerraron.
-Diga padre, diga, escucho en silencio, descuide.
-Bien. Su marido es seguidor del partido Comunista, imagino que ya sabe algo, aunque no todo, supongo, porque siempre comenta que no sabe nada.
-No sé nada, padre, nada de nada. Lo juro,(prefiere callar lo poco que sabe por si es una trampa).
-Pues ahora ya lo sabe, y lo peor es lo que hizo ese día, ya sabe, cuando se lo llevaron a la fuerza.
-Dios mío, ¿Qué pudo hacer? si es un hombre bueno, trabajador, buen padre y marido. No entiendo nada, tiene que haber algún error o alguien le implicó en algo feo. Dígame de una vez, padre.
-Verá, ese domingo que subió al tejado pintó la chimenea de blanco, ¿verdad?
-Sí, pero no sabía que pintar la chimenea es un delito.
-No, no es delito. Lo que es un delito es lo que dibujó sobre la chimenea, Sra.
-¿Qué pintó? no vi nada, es blanca, nada más.
-Es blanca porque los guardias borraron lo que pintó al momento que vieron lo que estaba pintado para no provocar sublevaciones entre los vecinos. Sabe como está todo, hay muchas disputas de años atrás, entre familias y eso podría avivar los odios y rencillas.
-Pero ¿qué dibujó Clemente? si puede saberse.
-Se lo voy a decir, porque veo que no sabe nada y es una víctima más de esta afrenta de su marido a la autoridad. Dibujó la bandera del Partido Comunista, la hoz y el martillo, en plena dictadura, ¿entiende ahora porqué no vuelve con ustedes? Creo que sus días ya están contados, se lo digo para que se haga a la idea y se resigne, la vida es así. Hay que tener conciencia de lo que hacemos, todo tiene sus consecuencias. Lo lamento por usted y sus hijas, que no tienen la culpa de su mala cabeza.
-Dios mío, pero ¿este hombre se ha vuelto loco? ¿no piensa en nosotras, en él? padre, se lo suplico, tiene que ayudarnos, ayudarle a salir. Usted tiene mucho poder con los militares, por favor.
(Generosa se derrumba en un llanto desesperado).
-Hermana, no puedo hacer nada, es muy grave lo que hizo a pesar de ser un buen hombre como usted dice, pero no tiene cuidado de sus actos y palabras, que ofenden al gobierno. No puedo interceder. Lo siento.
-Padre, por favor, piense en mis hijas, solamente en ellas. ¿Qué será de ellas? cualquier hombre mezquino se casará con ellas aprovechando la falta de su padre, sabe como funciona todo. La mujer no tiene ningún valor sin hombre al lado, y ellas no van a tener a su padre, le privan de él. Por favor padre. Se lo ruego, inténtelo.
-Está bien, hija, al menos hablará bien de la familia, intercederé. No se haga ilusiones, no creo que consiga nada de lo que me pide. Es muy grave lo que hizo. Vaya a su casa y descanse, pase el día con sus hijas y cuide de ellas. Es su misión.
-Gracias padre, espero noticias suyas. Gracias, se despide llorosa, pero con algo de esperanza mezclada con la rabia de saber lo que Clemente hizo.
Pasan los meses, y cada domingo Generosa habla con el párroco en el confesionario, esta vez trae algo de esperanza a la pobre mujer, muy delgada y sumida en la tristeza.
-Hermana, traigo algo de esperanza. Si promete que no lo vuelve a hacer, que deja sus ideales y que llevará una vida ejemplar, le dejarán libre en unos días, justo cuando hace 2 años que fue encerrado.
-Dios mío, usted es una gran persona, le estoy agradecida toda la vida. Yo misma vigilaré que no vuelve a las andadas y que no se mete en ninguna historia rara. Se lo juro. Hoy vuelvo a ver la luz.
-Vaya tranquila, hermana, pronto estará de vuelta con ustedes. Me ha costado mucho convencerles y sobre todo convencerle a él para que de el brazo a torcer. Pero después de varias charlas, Clemente promete hacer todo lo que le piden. Y en esas estamos, pronto vuelve a casa, sano y salvo. A punto estaba de perder la vida.
-Gracias padre, mil gracias. Nunca podré agradecerle tanta bondad. Es usted una persona con el alma muy grande. Dios le permita vivir muchos años y le de una vida plena.
-Nada, hermana, vaya con Dios. Quedamos así. Esto llega a su fin, y para bien.

Generosa, loca de contenta, llega a casa y da la buena nueva a sus hijas, lo que hace este domingo un día maravilloso y alegre. Aunque hasta que le vea llegar sano y salvo, tiene sus dudas internas que aplaca con las risas y cariño de Carmen y Julia, su auténtica fuerza durante estos dos años.

Pasan 5 años, ya la historia de Clemente olvidada, tres años desde su vuelta a casa, y las cosechas a punto de recogerse, un buen año por las altas temperaturas y el agua abundante por estos terrenos.
Generosa no deja de vigilar, con cautela, lo que hace Clemente al volver del campo. Sabe que sus ideales son muy fuertes, y pone en duda que se haya olvidado de todas su "fanatismo".
Mientras recoge la vajilla lavada del fregadero para secarla y guardarla, con todo el esmero, ve que su marido se levanta de la siesta al poco de ir a acostarse, ni 15 minutos estuvo Clemente recostado.Con mucha sutileza va tras él para ver qué hace, le parece muy raro que no descanse más tiempo. No es lo habitual.
Clemente avanza por la puerta de la cocina, sale por el portal pequeño que da al camino. Desde ahí se dirige al taller y lo ve venir con un bote de pintura y una brocha. Ella, incrédula, permanece escondida para ver qué pretende su marido, hombre de grandes hazañas con trágicos resultados.
El hombre coge la escalera, y por la parte de afuera de la casa, donde sabe que ella no le vería desde la ventana, sube al tejado y comienza a pintar un trozo de la pared, la parte más alta que da al camino de paso. Ella, perpleja, sin mediar palabra, se abalanza sobre la escalera y como loca presa de los nervios, empieza a zarandear la escalera de un lado a otro, como poseída por un demonio.
-Mujer, ¿Qué haces? ¿estás loca? suelta la escalera, me vas a tirar, estás muy loca.
-¿loca? tú no sabes lo que es una mujer loca, criando dos hijas, durante dos años, sola, llorando día y noche, suplicando al cura para que te soltase...tú no te haces una idea de lo que puede hacer una loca como yo al verte ahí arriba repitiendo la hazaña de hace 5 años (Generosa zarandea la escalera a uno y otro lado, cada vez con más fuerza, hablando entre gritos, como poseída por un demonio).
-Suelta la escalera, suelta, me bajo, me bajo, No hace falta que te pongas así. Por favor, para.
-¿Tienes miedo a una loca que zarandea la escalera? a ti te voy a dar yo medicina de la buena. Baja ya, y guarda la pintura porque como vuelvas a hacer algo así y quieran encerrarte, no hace falta que te lleven, ya te mato yo. Eres un loco sin remedio.

_________________________________________________________________________________

"Las andaduras de este hombre forman parte de la historia del pueblo. Más tarde se afilió al PCE tal y como era su deseo cuando los partidos dejan de ser clandestinos y surge la democracia, tras largos años de dictadura. Hoy en día, su nieta sigue algunos de sus pasos, no en política pero sí en la defensa de los derechos. 
Trabaja en una Organización Nacional como asesora laboral y recuerda con cariño las hazañas de ese abuelo que años mas tarde le contó su madre, Carmen. Un pequeño homenaje a todos los personajes de este relato, sobre todo a Carmen y a sus padres, protagonistas principales. 


Derechos de autor: (c) 

martes, 2 de mayo de 2017

“ Una profesora más”




Elena da su conferencia en el colegio cada martes. Es la psicóloga que enseña al alumnado mediante diapositivas, vídeos, redes sociales. Ellos, al principio, piensan que será el típico tostón de charla, de esas que te provocan bostezos que no puedes contener.

Cada martes la expectación va creciendo. Su voz alegre y desenfadada, casi melódica, no deja a nadie indiferente. Es una mujer de recursos: propone obras teatrales, recitales de poesía, etc. Pretende que los alumnos participen en todo momento.  

Hoy el tema es la integración de las personas a través de la no discriminación: sea racial, religiosa, económica, de género, etc. Habla sobre las capacidades de las personas y de las formas de integración. Se abre un debate:

- ¿Cómo podemos ayudar a que se integre un niño con discapacidad?  Por ejemplo, un compañero de clase, (pregunta Elena).

- Ayudándolo a llegar hasta clase, indicarle los escalones, o apartarle de peligros. (Dice Vicente, cargado de razones).

-Muy bien Vicente, pero falta un detalle: “las formas”. Las personas con discapacidad tienen una sensibilidad muy fuerte. Perciben las cosas a través de las emociones que les transmitimos. ¿A dónde quiero llegar con esto? que debemos ayudarles sin hacerles sentir inútiles, inferiores al resto de los alumnos o personas del centro, también del exterior. Valoradlos como cualquier otro alumno que posea todas sus capacidades. La integración es la finalidad, hacerle sentir bien consigo mismo y los demás es el medio.

¿Y si un niño/a es sordomudo/a? ¿Cómo le ayudamos? Se hace un silencio, se miran entre sí, miran a la profesora… parece misión imposible Tras un largo rato preguntando a los niños, se levanta Pedro y responde:

-Profe, si le hablo de frente puede leer mis labios y entenderme, sin dejar de mirarle a los ojos, para hacer que se sienta bien.

-Cierto Pedro, es correcto. Pero, si el niño/a sabe comunicarse por signos, puede sentirse inferior. Podríamos pasarnos a su nivel, por ejemplo, y aprender los compañeros el lenguaje de signos, así somos solidarios y se sentirá integrado, ¿qué decís?



La cara de los niños/as es todo un poema. Elena sabe hacerles buscar sus propias soluciones haciendo que se integren a través de la participación.


El martes de la semana que Elena acude a diálisis (está en espera de un transplante de riñón), los alumnos la echan de menos.

Ella acude al hospital con la esperanza de volver a ser independiente y dejar la máquina que la mantiene activa; ellos son el motor, movido por las emociones que la mantienen viva.

Todavía no conocen su grave enfermedad porque no lo ha confesado. Siente el deber de dar ejemplo de integración, ser una profesora más, sin saber que ellos ya no la consideran así.




Derechos de autor:(c)


jueves, 9 de abril de 2015

“CHASPURREADO”


Javier y Ariadna quedan para cenar en una cita aplazada desde hace tiempo.Una copa de vino,  entre risas, y ya van por el segundo plato, típico del lugar. Entre miradas cómplices, la noche se alarga.
Lo aplazado cobra vida en este iluminado restaurante decorado con estilo Vintage. Javier sabe como conquistar a las mujeres, tarde o temprano suspiran por él.

Ariadna alaba el "Chaspurreado" y siente curiosidad por la receta de este plato del que tanto ha oído hablar a Javier. Éste, intenta detenerla pero ya es tarde, Ariadna alcanza al camarero en unos segundos.

_ Dígame, ¿Cómo es la receta del 2º plato?

_ ¡Señorita, no puedo!

_Por favor, si no se va a enterar nadie, es simple curiosidad

_ ¡No puedo, es tradición del restaurante y del pueblo, no siga preguntando por favor!

_ No me voy de aquí sin saberlo...seguro que si lo busco en internet lo averiguo. Hoy en las redes sociales está todo.

_Vaaaale, está bien, luego no lo comente, me juego el puesto. Se llama “Chaspurreado” porque el chef bebe el adobo, lo guarda en la boca y salpica por encima  los alimentos mientras se están asando a fuego vivo, eso hace que las brasas se apaguen suavemente. El adobo a temperatura ideal y...

_¿Qué bebe qúé? ¡Oh, no puede ser!

¡Srta. espere, aún no le conté todo…espere!

_¡Oh, chaspurreado! ¡chaspurreado! Con la mano en la boca, corre hacia el baño gritando la palabra maldita.

 Javier, que se saltó el segundo plato, se ríe a carcajadas viendo la escena desde la mesa.
La cita no cuaja, pide la cuenta y espera "la tormenta" de Ariadna sentado en su flamante Ferrari. 


Derechos de autor:(c)

jueves, 19 de febrero de 2015

Poema a la vida

Un poema a la vida





















Hoy escribo un poema a la vida,
al que ríe, sueña, llora y canta,
escribo solo juntando letras,
mientras busco delicada rima.

Hoy le escribo al tiempo, los días,
las horas, los minutos que pasan,
escribo al que tanto espera,
y al que parte, al viajero en la ida.

Hoy le escribo a la simpatía,
la tristeza, y las letras me acompañan,
escribo para el artista que crea
que con arte se inspira.


Hoy escribo para el que envidia,
el indiferente, y el que alcanza
las soñadas metas,
para el que no se decida.

Hoy escribo despacio, sin prisa
con la única esperanza
de que se entiendan
las letras de mi poesía.

Hoy escribo al sueño, la rutina,
y tejo con  palabras,
que en mis labios se enredan
sin querer decirlas.

Hoy escribo a la melancolía,
al que teme, al que ama,
al que siempre pierde
al que siempre gana.

Hoy escribo a la valentía
al que desgasta su alma,
al que nunca miente
por esconder la cobardía

Escribo a la noche, al día
y a la luz de la mañana,
escribo y entre papeles
que se tiñen de tinta.

Y con cada uno de estos versos
he llenado las letras de VIDA

Derechos de autor:(c)






jueves, 23 de octubre de 2014

En su compañía


Con mi media naranja paso mucho tiempo. Ella conoce la importancia de mis deseos por su delicioso néctar que resbala por mis labios. Esa piel rugosa que acaricio entre mis largos y delicados dedos como tantas otras veces después de cenar o incluso cualquier hora nos parece perfecta para el acto.
Sobre la mesa de la cocina, en el coche de vuelta a casa del trabajo, en el patio de casa, en la azotea con esas estupendas vistas, aún a expensas de ser visto.
La voy saboreando poco a poco para que me quede su esencia, y apreciar cada rasgo de su piel cuando voy viendo su interior en todo su esplendor hasta llegar al momento cumbre: la reparto en gajos, y uno a uno los voy introduciendo en mi boca.
­
_ ¡Corten! gritó el guionista. A ver si ponemos mas interés en el tono de los personajes porque más que un anuncio de naranjas erótico me parece una película de los años 70 con dos rombos en la pantalla censurando. Poned más entusiasmo. ¡Repetimos, venga!





















Derechos de autor:(c)

martes, 7 de octubre de 2014

El nuevo empresario















En este enorme y acondicionado despacho
habitan papeles y  materiales de oficina
abrimos la puerta ¿Qué nos encontramos?
un señor de corbata, camisa de tela fina.
En la mesa de juntas  toma el gazpacho
y se reúne con personas muy decididas
firma entre potaje de lentejas y garbanzos
el mafioso contrato de la nueva piscina.
Un señor nada corriente, bastante gabacho,
que viste su traje con mas de dos vidas
como si no existiera noche ni descanso
al sentarse a la mesa, de todo se olvida.

Llega una dama y pregunta al secretario;
¡que pase, la conozco de toda la vida!
Se ve que el asunto no es de trabajo
 la joven entra sigilosa, casi de puntillas

Buenos días, aquí estoy don Eustaquio,
no me esperaba, eso ya me lo temía,
vengo a terminar lo que empezamos
en la noche que le dejé en comisaría
yo escondo todos sus sucios trapos
a cambio de tener una buena vida.


-Uy, pero si en eso ya estamos
sabes que eres por mi querida
conoces muchos de mis engaños
y sabes de mi vertiginosa vida.
No sé porque hablas con rodeos
pídeme lo que quieras, Casilda
cojo la chequera y nos vamos,
a comer, bailar y lo que me pidas

-Eustaquio, no te hagas el despistado,
a mí no me vengas con esas prisas,
sabes de sobra que habíamos quedado
para cobrar mi parte de la piscina,
que para eso me he conquistado,
a aquél hombre de altas miras,
si se entera que le hemos engañado
venderás churros en la esquina.

-Cálmate Casilda, ese está encarcelado,
le echan las culpas de la dichosa piscina,
y nosotros como ya hemos cobrado
estamos tranquilos, y disfrutando la vida.
Fue muy buena tu coartada del baño,
esa puso en la investigación la guinda
ahora el caso pasará a secreto sumario,
salimos inocentes, libres de las pesquisas.


-Ay, Eustaquio, que mal estás informado,
si me llaman y suelto lo que sé, ¿te imaginas?
no soy tan tonta como para quedar esperando
que me pases el dinero, porque todo es mentira
sé que tienes a otras esperando el resultado
de tu hazaña, a mí me espera la despedida.
Yo que tú, tendría mucho cuidado,
que te puedo dar de la misma medicina.

Así acaba la historia de don Eustaquio
que solo pensaba en la avaricia,
ese día le dieron vino hasta caer borracho
amaneció sin ropa, ni chequera, ni vida.



Derechos de autor:(c)

Safe Creative #1410020138635





sábado, 30 de agosto de 2014

Manolo



Manolo termina su Vodka sentado sobre el taburete al fondo de la discoteca. Ve pasar a las chicas en grupos hacia el baño riéndose a carcajadas y sospecha que es por sus  orejas que aumentan de tamaño y sus manos tan peludas.
Las uñas de los pies rebasan el zapato como garras y los dientes le sobresalen un poco hacia fuera, cada vez más. Los ojos son tan grandes que asustan al más tranquilo.
Mira a un lado y otro de la barra como buscando a alguien o algo, no sabe lo que quiere.
Temeroso, baja la cabeza, como quien esconde un misterio, sobre todo esta noche de luna llena. El sueño se apodera de él.



Añadir leyenda


Al despertar, encuentra su cuerpo extendido sobre dos taburetes, le pica todo, retira la máscara y deja de ser el mismo que anoche ventiló tanto vodka que no sabe ni donde está. Este disfraz de hombre lobo no es para mí, dice cansado, con cara de no haber disfrutado.

A mí siempre me dicen que durante la luna llena la gente actúa de modo diferente, pero creo que es un mito legendario. Nada que ver con Manolo en la fiesta de disfraces del pueblo.



Publicado en http://estanochetecuento.com/manolo/ para el concurso de "Noche de luna llena". Mes de Agosto.


Derechos de autor:(c)
Safe Creative #1410020138635
lunes, 25 de agosto de 2014

"A la bella flor "


Te fuiste un día de Diciembre
dejando un largo silencio,
como quien se va para siempre
como a quien se lleva el tiempo.
Te busco entre tanta gente,
pero ya nunca te encuentro,
aprendí que nada es eterno
que tu marcha es inminente
Y después del largo invierno
mi alma está cubierta de nieve.

Te envío cartas llenas de besos,
aunque nunca hasta ti lleguen,
sé que ahí no llega el correo
las escribo por si un día las lees.
Y veo tus rosas de terciopelo,
en tus añorados jardines,
donde con una flor en el pelo
me cantabas "los quince abriles"
ay madre, cuanto te quiero,
bella flor, a donde te fuiste?

Como seguir sin tu consejo
en los momentos más difíciles,
y como vencer esos miedos
que en la vida siempre existen.
Estabas en un camino ciego,
donde los días eran grises,
Dicen que te has ido al cielo
y que desde allí nos sigues.


Ay bella flor, cúanto te quiero,
ay madre, cuánto me diste!


Rosa BG
Agosto 2014 (C)

Derechos de autor:(c)
Safe Creative #1410020138635





martes, 4 de marzo de 2014

"Si llueve que llueva"






El tiempo en Galicia está despreocupado estos meses. Llueve desde noviembre. Bárbara cruza la calle, sortea los charcos.
Mirando escaparates, se ve sorprendida por dos chicos caminando tras ella.
Al principio no hace caso, hasta que a la altura de la farmacia, percibe que es ella el motivo de la charla:
_¿Por qué mi madre no me colgó por los brazos en el balcón?¿ por qué no me habrá estirado al nacer? ¡Eso no es una mujer, es un monumento! ¡Quién escala esa torre!
_Calla, que esa mujer es mucho para ti, ¿a dónde vas tú si no le llegas ni al ombligo?
_ No le llego ni a la cintura pero hoy veo que los monumentos andan...

Mientras hablan cae una gran tormenta y corren hacia la primera cornisa para abrigarse. Al llegar, se encuentran con Bárbara, sonriente. Se hace un silencio casi eterno al tenerla tan cerca, no articulan palabra.
Ella, con mucha ironía, rompe el silencio:
_¡Las torres altas también se mojan! ¿o no? Y a vosotros, ¿os dejan salir solos a la calle siendo "tan pequeños"?

Los dos chicos rompen a carcajadas. Bárbara se une al momento.
Bajo la tormenta intercambian los teléfonos. Ni la altura, ni la lluvia son obstáculos.



Derechos de autor:(c)
Safe Creative #1410020138635




SEGUIDORES

ENTRADAS POPULARES - Desplegable

Blog Del Día

Blog Del Día
Buen Blog

PREMIO DARDOS

PREMIO DARDOS
Regalo Eldany

Premio Liebster

Premio Liebster
Premio Liebster recibido por Sandra Bar.

Estadísticas de visitas del blog

Mi lista de blogs