Datos personales

Mi foto
Mi afición por las letras me ha traído hasta aquí para crear este espacio donde compartir. Muy agradecida por vuestro seguimiento, vosotros lo hacéis más interesante cada día. Todos los textos y demás publicaciones tienen derechos de autor protegidos. Rosa.
jueves, 11 de abril de 2013

Poema completo: "Al mundo mi ventana"

                   Eres al mundo mi ventana



Ana, escucho tu nombre y contengo
la ira que produce la distancia,
esa que no va destinada a ti,
sino al tiempo y las circunstancias.
Me levanto con tu sonrisa,es la que
tengo al poder imaginarla
sobre el asfalto busco tus huellas,
y en cada rostro, tu mirada.

A veces te siento tan cerca,
que no puedo pensar en nada
y otras veces tan lejos, aún
estando tan cercana.
Son tus ojos más que pupilas
bajo enormes pestañas,
son los ojos por los que veo
por la tarde, noche o mañana

Ana, siempre repito en silencio
tu nombre. Y sin embargo, me
gustaría decirlo en voz alta,
gritarlo, mientras todos callan.

Sabes que escribo cuando todos
descansan. Para ti, son mis versos,
todas mis alegrías y tristezas.
Para ti todas las palabras.

Con solo escribirte en el silencio
de la noche, te siento cercana.
Mis palabras hablan de ti,del
tiempo que pasa, de la nada.
Recuerdo esa voz tan dulce,
la de tu interior en la mañana.

Se detiene el tiempo y solo, en
se instante, cuando tú me hablas.
Y de pronto, no dices nada,
esperas que te cuente mis cosas.
Permaneces ausente, callada,
no te escucho...ausencia de palabras.

Imagino tus gestos al hablar,
tus manos temblorosas y esos
hoyuelos de la cara...esos que
te hacen tan distinta y guapa.

Tu voz es dulce, suave y delicada,
dices lo mismo que otros, pero
son bien distintas las palabras.
No sé si me entiendes, Ana.
Abro el buzón, y hallo cartas:
facturas, publicidad,todo eso
que no dice nada.
Otras veces son cartas tuyas,
en la mañana.

Llamo corriendo a mi hermana
para que las lea en voz alta.
Me imagino esas letras dichas
con tu voz, apoyado en mi ventana.
Me describes paisajes,
lagos, ríos y montañas,
si es de noche,o por la mañana.
Así imagino la vida, puedo tocarla.

Que no vea, no impide que no sienta
Ana. Dicen que el amor es ciego,y yo
digo que el que no te ama, no ve nada.
El amor se siente, está dentro
del alma.Puedo imaginar tu mirada,
y otros, aún viéndola, no han podido
hacia ellos desviarla.


Cada noche sueño, me desvivo en
soñarte. Es mi forma de verte,Ana.
De poder estar contigo, hasta que al
teléfono te pones en la mañana.
Esa voz dulce, serena, describiendo
el tiempo,los días y las mañanas.

Me dices que me abrigue, hace frío,
y me basta el calor de tu alma.
Hoy, soy yo el que escribe
esta carta.
Lo digo todo, sin decir nada.
Quiero que sepas que desde que te
conocí, "eres al mundo mi ventana".
Con ella hago callar las voces
de esos que no creen, Ana.
Que ellos sigan siendo los ciegos,
y que tu no me faltes en las mañanas.


Con la voz de Rafael Cáccamo.
Gracias Rafa.

Safe Creative #1410020138635

domingo, 29 de julio de 2012

SIEMPRE LOLA









Antes de la vida se ha inventado el amor, antes que éste se crearon los sueños, escribe Lola en su pequeña libreta de bolsillo, jugando a ser mayor.


Se detiene ante los espejos de casa, un vistazo a su cabello largo y liso, aterciopelado. Esos ojos negros le dan un aire aniñado en su rostro adolescente. Labios rojizos y jugosos, de tez blanquecina y mirada muy dulce e intensa.


Se decanta por las canciones que escucha en la radio del salón, baila con ritmo, se mueve entre giros, con gestos de felicidad. Coge su muñeca de trapo y la abraza buscando complicidad.

Lola es increíblemente soñadora, le gusta la ropa, los colores, las cosas bonitas en esencia. A medida que va creciendo se siente una enamorada de la vida. Así se define a sí misma cuando piensa que será de mayor:” todo lo que una princesa pueda soñar, eso quiero tener a mi alcance…tener joyas, una casa enorme con un gran jardín, un marido guapo y rico, que me cuide y se desviva en atenciones…me gustaría ser la protagonista del cuento”.



Pasan los años, Lola siente en su cuerpo los cambios de toda adolescente cuando se convierte de niña a mujer. Lo que más le gusta es su pelo liso negro, su sonrisa pícara y esa dulzura al hablar con la que cree conquistar el mundo. De hecho, esa es su mejor arma.


A mediados de los años 50, Lola conoce a José, un chico que la encandila por completo desde el primer día en que le vio. A pesar de esto, Lola se muestra arisca y fría en un primer momento para hacer más interesantes sus encuentros.

José, un muchacho humilde, de padres sencillos y muy trabajadores, se enamora de Lola sin poder remediarlo. Después de mucho tiempo jugando al despiste, Lola acepta ser su novia formal. José empieza a visitar la casa familiar de ésta con el debido permiso de la familia.

Transcurren varios años y la relación se afianza, se vuelve cada vez más intensa pero no para ambos, pues ella aun sintiéndose halagada por su enamorado no acaba de ver clara su relación como para toda una vida…algo no cuaja por su parte. 


José vive de su trabajo como jornalero, en las haciendas donde le llaman. Para él es un trabajo digno. Ahorra casi todo el sueldo soñando crear un hogar junto a Lola, tiene planes de boda a corto plazo.


Ella vive con sus padres, los cuales tienen a su cargo muchos jornaleros. Su padre es un capitalista al modo de la época: señor adinerado que posee gran cantidad de tierras que cultiva contratando mano de obra. Ella siempre se consideró por encima de estas gentes, si puede evitar hablarles lo hace. Siente cierto desprecio hacia las clases inferiores, su altanería no pasa desapercibida para ellos, los cuales tampoco sienten devoción por ella. Excepto José, su pretendiente, que la trata como a una verdadera dama.


Caso distinto es el de su hermana Ángela, una chica hermosa tanto por dentro como por fuera. Los jornaleros la tienen en alta estima pues trata con ellos a diario, de tú a tú, sin distinciones de clase.



Al tiempo que Lola conoce a José, Ángela se enamora de Eduardo. En unos años se casan y tienen su primer hijo. Toda la felicidad llega a la vida de Ángela con este retoño. Le inculca toda esa bondad que lleva dentro y la educación que ella y su hermana recibieron.



Es tiempo de emigración, en apenas unos meses, Eduardo tiene que irse forzosamente a otro país, Brasil, en busca de una vida mejor para su familia que lo son todo para él. Podría trabajar en la hacienda de sus suegros, pero quiere aprender un oficio, cosa que solo puede hacer ganando mucho dinero si se va al extranjero. Ángela se siente la mujer más triste y angustiada del mundo cuando su marido se marcha en aquel barco, con miles de pasajeros, despidiéndose entre lágrimas en el puerto. No cree lo que le está pasando, por qué tiene que separarse de su marido y se siente muy sola para poder cuidar a su niño que ahora tiene un apenas un año cumplido.



Mientras esto sucede, su hermana Lola vive su mejor momento, jugando a desafiar la vida. Tras tener varias broncas con José y dejarle plantado en varias ocasiones sin justificación alguna, se siente la mujer más fuerte y más hermosa a la que nadie puede llevar la contraria. Se ha criado cual niña caprichosa, al contrario que su sacrificada hermana.



Ahora que sus padres se van haciendo mayores es Ángela quien se ocupa básicamente de sus cuidados y atenciones. Mientras pasan dos años, su hijo Alberto va creciendo viendo a su padre en fotos y escuchando de su madre al leer sus cartas lo mucho que le quiere y echa de menos…



Lola sigue a su ritmo…sin preocupaciones, sin nada que la haga meditar sobre lo que sucede a su alrededor. Llega entonces el día de la petición de su mano. José cena en casa de Lola y le comenta a sus futuros suegros sus intenciones de boda. Los padres de Lola se sienten muy halagados pues saben a ciencia cierta que es un hombre honesto, responsable y de muy buena familia. Lola se muestra un poco fría en el que debería ser el momento más intenso y feliz de su vida…su padre algo pudo observar pero se mantuvo en silencio, guardando silencio.



Terminada la velada, José despide a Lola en la puerta y le dice lo dichoso que se siente por haber formalizado ya su relación, sintiéndose a estas alturas ya como su marido. Ella, con sonrisa forzada, se sienta a su lado en las escaleras que dan al patio. La luna ilumina sus caras, pero Lola sigue tan fría como en la cena:



_” José, me gustaría que esperaras un poco más para casarnos, me siento muy joven para un compromiso tan serio. Te quiero, pero me sorprendiste al pedirle mi mano a mis padres…me puse muy nerviosa y no supe reaccionar. Todavía no lo tengo muy claro, no es un sí muy claro".

_" Pero Lola, diste tu consentimiento delante de tus padres, sabes lo importante que es eso para las dos familias. Haberlo dicho en ese momento, ¿no crees?, sería lo más normal. Ahora no sé en qué situación estoy contigo, no sé nada. Es hora de que madures y sepas el alcance de cada decisión, ya no eres una niña. ¡Buenas noches!

José sale preso de un estado de ánimo triste y enfadado, prefiere no seguir hablando del tema, sabe que Lola no atiende a razones. Espera que la tempestad amaine.

 





Rosa B.G
Safe Creative #1410020138635


Proximamente capítulo II

Espero os guste!!!!!!!!








martes, 29 de mayo de 2012

SELLO DE IDENTIDAD

SEGUID EL BLOG POR MAIL

SEGUIDORES

Un café recién preparado

ENTRADAS POPULARES - Desplegable

Un café

Un café recién preparado... http://cornerofheaven1.blogspot.ro

PREMIO DARDOS

PREMIO DARDOS
Regalo de Eldany Dalmaden

Premio Liebster

Premio Liebster
Premio Liebster recibido por Sandra Bar.Gracias Sandra.

Mi lista de blogs

Páginas vistas en total